Blogia
LAKASTAGNER

28 DE SEPTIEMBRE EN MI BARRIO.

28 DE SEPTIEMBRE EN MI BARRIO.

Por: Joel Lachataignerais Popa

         jlpopa@enet.cu  joecklouis@gmail.com

 

 

En 1960 aquel memorable 28 de Septiembre, estábamos inmersos en los primeros momentos que nos llevarían a la vida. Yo estaba comenzando a vivir. Había escuchado el 8 de enero de 1959 cuando Fidel decía que todo en el futuro tal vez sería más difícil. Y realmente comenzaba todo a ser más difícil.

Recuerdo un día en que fui a trabajar y me convocaron para una asamblea de trabajadores por el mediodía. Para mi sorpresa, el Sindicato me otorgaba un par de zapatos, teniendo en cuenta que los que calzaba estaban no rotos, destruidos. Sin embargo yo veía a otros compañeros andaban trabajando con mayores dificultades.

Los tiempos se enmarañaban entre lo que la revolución venía haciendo para beneficio de todos: Leyes que traían utilidades. Si a todos, porque las leyes revolucionarias no dicen para quien son las cosas. Sólo las circunstancias de los individuos hacen que unos sean, poco o mas favorecidos y otros no.

Aquellos que dejaron el país saqueado, que se llevaron en sus bolsillos como propiedad privada el arca nacional, los que habían sangrado calles y montes, los que plantaron sus huellas en la piel de cada hombre, mujer, niño o anciano del país, o familia, se largaron hacia la guarida que Estados Unidos les abrió en Miami y desde allí comenzaron a obrar.

Primero hablando estudipedeces, como aquel famoso parte de guerra que anunciaba a bombos y platillos que ya habían llegado y tomado el ‘puerto de Bayamo’… Claro allí en aquella zona cenagosa del Golfo Guacanayabo, donde tal vez en la original Cuba de los primitivos cubanos existiera posibilidad de navegación, hay un lugarcito que se llama así, pero por allí nadie podría avanzar en son de guerra.

Las cosas se enmarañaban. Comenzaba a reinar un ambiente en el cual la revolución - con todo su derecho - tendría que defenderse de un enfrentamiento de terror, de odio y mentira que prolifera partir de ese momento,  desde las agencias noticiosas, los discursos políticos de los dirigentes del Norte, y, en aquella concentración popular de apoyo a la revolución, citada para aquella fecha sin nombre, que pronto emergió efeméride de pueblo, hablaron a parte de Fidel, los otros líderes, incluyendo Camilo y Almeida, hombre de poco hablar .

Fidel, en un momento en que denunciaba los cobardes ataques provenientes de Estados Unidos, después de una detonación que se sintió allí y del sobrevuelo de una avioneta, en un ambiente revolucionario popular, llamó a crear los Comités de Defensa de la Revolución.

En todas las calles del país, en los poblados y barrios rurales, se reunió la gran masa de pueblo y se crearon estas fuerzas destinadas a crear un sistema de vigilancia popular nacional, que – además de servir para la guardia nocturna diaria -  ha servido para proporcionar la recolección de materias primas para la economía nacional, para convocar a las personas en disposición voluntaria y de salud quienes en todos estos años han estado donando sangre que no sólo ha servido para salvar vidas cubanas sino en muchísimos países.

Los CDR, sirvieron para hacer que las personas organizadas en ellos se alfabetizaran, para explicarle a la población las principales medidas que se dictan por la Revolución y hasta para crear condiciones para socorrer a los damnificados del ciclón más próximo. 

Todo se fue haciendo difícil. Tanto que muchos cederistas, (*[1]) tuvieron que incorporarse también como integrantes del Ejército en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, del Ministerio del Interior y cumplir importantes misiones para derrotar la contrarrevolución interna, antes y después de Girón cuando intentó levantar cabeza y durante aquellas incursiones que tuvieron lugar  en las montañas, y desarrollamos la Lucha Contra Bandidos.

Y hubo hombres y mujeres que permanecieron ocultas entre las filas de aquellos, como los cinco héroes que ahora están prisioneros del imperio.

Estas remembranzas y otras mas, muchas de de ellas de alegría y satisfacción,  estuvieron en mi mente este sábado 26, cuando todos los niños de mi barrio salieron con sus uniformes y pañoletas a realizar la guardia nocturna pioneril que anualmente realizan la Organización de Pioneros José Martí y los Comités de Defensa de la Revolución… Los niños de mi barrio tocaron a mi puerta con varios mensajes: el ahorro, la recogida de materias primas, la guardia de esa noche y una convocatoria para hacer trabajo voluntario…

Y este domingo 27, mi memoria corrió también cuando los niños de mi barrio hicieron quórum, con papá, mamá, abuelito, tío, en el sencillo acto por el aniversario 49 de los CDR, realizado bajo lámpara de luz amarilla que ahora ilumina parte importante de la calle donde vivo.

La Presidenta de mi CDR es Magali González, una educadora jubilada muy entusiasta, juvenil emprendedora de iniciativas, fue la conductora del acto. Ambarina Santos Xiques, distribuyó dulces, refrescos, bocadillos, y bebidas. Con sus espejuelos elegantes, ella estaba escoltada, por su hija Yudelkis y su nieta Camila, presentes; pero vinieron todos los hijos de mis vecinos cederistas, unos ya de Secundaria Básica, otros entrados más allá del cuarto grado y uno, el hijo del médico de la esquina, con apenas dos años, testigos de la Historia.

Palabras sencillas y modestas dichas por Magali y luego la biografía de Jesús Suárez Gayol, leída por su hermana Magda, la otra jubilada de educación, que ahora volvió a las aulas al llamado necesario, ella recordó el nombre que lleva el CDR. Luego vino un  final en que no cantamos la canción de los CDR: todos recitamos, como un ocasional coro hablado:

EN CADA BARRIO REVOLUCION…BARRIO POR BARRIO, PUEBO POR PUEBLO  PAIS EN LUCHA. REVOLUCION: ¡A LA VANGAURDIA VA EL COMITÉ!

Pero a mí me pidieron algo muy significativo, y quiero cerrar con estas palabras anónimas:

 

 

Ellos son revolución

 

I

Como puntas de la estrella

De mi insignia tricolor

Hoy defienden con honor

A Cuba se Patria bella.

Son luz radiante que en ella,

vivirán eternamente.

Cruzarán el fiero puente

Que los quiere amedrentar

No los harán claudicar

¡Resisten heroicamente!

 

II

 

Tony, Fernando, René,

Gerardo y También Ramón.

Ellos son Revolución,

la justicia que se ve

y son ejemplo que,

el pueblo debe imitar.

Por ellos hay que luchar,

Y defender su heroísmo

Denunciar al terrorismo.

¡Regresarlos a su hogar!

 

 

28de septiembre de 2009/

 

 



[1]  así es como se denominan las personas que forman parte de los Comités de Defensa de la Revolución-

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres