Blogia
LAKASTAGNER

LAS HONDURAS DE HONDURAS

LAS HONDURAS DE HONDURAS
Por: Joel Lachataignerais Popa
jlpopa@enet.cu joecklouis@gmail.com

Todo estaba bien claro desde el primer momento y quienes ocultaron el rostro hace cinco meses, era sabido que pronto – cuando les resultara oportuno – de alguna manera lo iban a mostrar, porque la mentira, fotografiada de cuerpo entero desde septiembre 11 en adelante, es principal protagonista del accionar en el escenario público de la historia más reciente, de la cual somos actores y testigos presenciales.
Y es una historia que los pueblos vienen sufriendo y cuyo dolor, ahora, tiene perspectivas sospechosas e incalculables: los caminos del fascismo abrieron de nuevo sus puertas en la pequeña nación centroamericana, donde el mal ha trazado el ambiente con antifaz negro, turbio y polvoriento, tal como apunté en un comentario de aquellos días.
Los únicos que el 28 de junio de 2009 tenían dudas sobre si el noble Micheleti había o no sorprendido la madrugada con una asolada golpista, maniobraron a su antojo, en medio de su acostumbrado sistema de pensar calculador, taimado, cruel, insistentemente mentiroso y cobarde. Primero ‘tuvieron dudas’, y sobre ellas imprimieron ‘declaraciones’ –también misteriosas – en que ‘reconocían’ pero limitadamente, que el Presidente Manuel Zelaya era el gobierno legítimo, pero no suscribían con las demás organizaciones, gobiernos y pueblos un desconocimiento: al contrario, dejaban un camino abierto y proponían una mesa de negociaciones que olía también a mentiroso contubernio. Y el presidente de la gran nación, manos atadas, como marioneta pública de intereses de políticas añejas y en desuso.
Nunca fueron realmente sinceros. Ni honestos. Las intensiones se iban viendo claramente poco a poco: mientras declaraban un repudio que no tenía un respaldo verdadero, asumían un apoyo a las negociaciones, entretenían a la comunidad internacional, dejaban entrever que sí apoyaban al pueblo hondureño, pero no condenaban a Micheleti… y resultó fácil que un día, cuando ya todo estaba transparente a su modo de ver las cosas, anunciaron el apoyo a las elecciones. Lo ilegal nuevamente como legal.
Recordar Irak, Afganistán, Yugoslavia, Posada Carriles y todo su séquito, y el proceso contra los cinco héroes cubanos prisioneros en cárceles de allí.
A la vez que Micheleti trabajaba su papel, compraron la conciencia de otro gobierno para colocar siete bases militares. Minaban el área con su atmósfera preferida: El guapo del barrio comenzaba a amenazar con su conocido lenguaje prepotente ya puesto en práctica.
El procedimiento de la madrugada del 28 de junio de 2009 nos recordó el ataque sobre la vivienda de un presidente árabe ocurrido años atrás; la invasión de Panamá, para llevar preso a Estados Unidos al Presidente de aquella nación; el ataque sorpresivo sobre la pequeña Granada en 1983: era como si aquellos momentos fueran ensayos de lo sucedido después en Yugoslavia e Irak.
Y en medio de todo más y nuevas mentiras: ‘Chávez amenaza. Chavez quiere invadir’. Es decir, los verdaderos invasores, acusando a quienes defienden la paz. Por eso todas esas maniobras elaboradas sobre argumentos mentirosos, llaman la atención, resultan provocaciones a los pueblos de América Latina, los puebles de Nuestra América, en la Hora de los Hornos, de su segunda y definitiva independencia, al decir de José Martí.
Ahora, cuando de golpe y porrazo, en medio de gases lacrimógenos, la toma por la fuerza de las urnas, la imposición al estilo de momentos ya borrados del mapa político latinoamericano, con unas elecciones cargadas de curre político, se acaba de legitimar el golpe de estado hondureño, dejando quien sabe cuantas víctimas en las calles y cuánto dinero en el bolsillo de Micheleti, el panorama será otro y habrá que ser mejores vigilantes.
Por suerte para nosotros los cubanos que conocemos bien las cosas, el acontecimiento coincidió con un ejercicio militar de todo el pueblo, demostrativo de que estamos bien preparados para cualquier situación. Porque no somos amenaza para nadie, porque somos el país que queremos ser y porque conocemos muy bien adonde pueden conducir las honduras de Honduras.
Nuestro Héroe Nacional, José Martí, en un artículo que tituló ‘Los oficios de la alabanza’ aparecido en Nueva York, en el periódico Patria el 3 de abril de 1892, escribió ideas que merecen ser recordadas hoy:
“El vicio tiene tantos cómplices en el mundo, que es necesario que tenga algunos cómplices la virtud.” y agregaba en líneas más adelante: “Y se ha de ser abundante, por la ley del equilibrio, en aquello en que los demás son escasos. A puerta sorda hay que dar martillazo mayor, y en el mundo hay aún puertas sordas. Cesen los soberbios, y cesará la necesidad de levantar a los humildes.” ( )
Martí iniciaba aquel artículo analizando cómo se deben situar los honores, los reconocimientos, las alabanzas, según su propio concepto. Todo lo anterior es oportuno. Por ello es bueno recordar también aquel inicio:
“La generosidad congrega a los hombres, y la aspereza los aparta. El elogio oportuno fomenta el mérito; y la falta de elogio oportuno lo desanima. Solo el corazón heroico puede prescindir de la aprobación humana” ( )
Es un humilde consejo de este redactor para la próxima propuesta del Premio Nóbel de la paz.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres