Blogia
LAKASTAGNER

EL DIA DEL PERIODISTA: LA PRIMERA VEZ

EL DIA DEL PERIODISTA: LA PRIMERA VEZ Por Joel Lachataignerais Popa
joecklouis@gamil.com

Mi incorporación al mundo de la prensa tiene consigo atados recuerdos imborrables: En la escuela primaria hacia periodicos a mano; en la casa tenía una emisora de chapillas con un micrófono que hice con una lata de jugo con un cordelito atado que iba hacia una tabla que hacía las veces del Control Maestro que había visto alguna vez en la emisora CMKX, Radio Bayamo, de mi ciudad natal, Bayamo, en la zona oriental de Cuba.
Un buen día unos compañeros me propusieron que escribiera un ‘editorial’que hablara sobre el discurso de Martí que refiere a Los Pinos nuevos, para un periódico que hacían en la Escuela, al cual le pusimos como nombre ‘El Sol’, creo que fue por donde comencé, eran los días finales de 1958.
En febrero de 1959, con una maquina de escribir Remington portátil, elaboré diez ejemplares de un perodiquillo que se denominó ‘Sol de Libertad’.
Fue en 1960, el 12 de enero, cuando hice algo que parecía más serio: Me pidieron escribir un ‘editorial’ que debía llamar a la unidad de todas las fuerzas juveniles en forma monolítica, en torno al Movimiento 26 de Julio; aprobado el texto se me autorizó a leerlo en la emisora Radio Bayamo, y de hecho quedé como ’locutor’ y redactando notas para el programa de la Juventud, que salía a las 7 y 30 de la noche.
Posteriormente, luego de la campaña de Alfabetización y ya trabajando en las oficinas de la Dirección del Ministerio de Educación de Bayamo, me fui convirtiendo en corresponsal de la emisora CMKC de Santiago de Cuba, la embnlemática Radio Reloj, de La Habana; la Revista Mella de la Asociación de Jóvenes Rebeldes,antecesor de Juventud Rebelde enel cual tambien escribí, pero poco;también en el periódico HOY, órgano del Partido Socialista Popular y luego en Granma, del Comité Central del partido Comunista de Cuba; y en el santiaguero Sierra Maestra, sin contar colaboraciones en Surco de Holguín.
El 26 de Julio de 1963, la Dirección de Educación autoriza el reclamo para cumplir la solicitud que se me hacía de ocupar una plaza de redactor de prensa en Radio Bayamo, junto a la única compañía de Heberto Carvajal Olazábal, un hombre muy callado, serio, trabajador, de mucho dominio sobre el papel del periodista de Radio.
La primera noticia de importancia que cayó en mis manos fue el Ciclón Flora, de triste recordación para los vecinos de las provincias de Oriente y de Camagüey, cuyo relato ampliado prometo para el mes que viene en ocasión del 45 aniversario de aquel desastre.
Así me fui involucrando en la tarea de ser periodista, cuyo título pude alcanzar el 14 de julio de 1979, luego de viajar durante 7 años cada 15 días desde Bayamo, primero a Santiago de Cuba a la distancia de 150 kilómetros y luego a 78 rumbo a Holguín.
Por aquellos años comenzamos a celebrar el Día Internacional del periodista, convocado para cada 8 de septiembre como homenaje al checoslovaco Julius Fucik, líder comunista que denunciaba el fascismo alemán y desde sus páginas en el libro titulado ‘Reportaje al pie de la horca’, proclamó: “HOMBRES YO OS AMABA: ¡ESTAD ALERTAS!”
La primera vez que celebramos el 8 de septiembre en mi grupo de Bayamo, la recuerdo en 1963: en la fotografía que publico en el encabezamiento, aparecen algunos de quienes entonces formaban lo que despues fue la Unión de Periodistas de cuba:
De izquierda a derecha: Manuel D’Acosta, corresponsal de El Mundo; Joel Lachataignerais Popa, (autor de este texto); Rubén Castillo Ramos, corresponsal de la Revista Bohemia en Bayamo; un representante de los Comités de Defensa de la Revolución, cuyo nombre no recuerdo; Rolando Avello Vidal, fotógrafo de la Revista Bohemia y Presidente de nuestra organización de base; Roberto Arnaldo Paneque, corresponsal del periódico Revolución y Heberto Carvajal Olazábal, redactor de la emisora Radio Bayamo.
Faltan en la foto, otras personas presentes en el instante, entre ellos José Angel Ramírez Durán, del periódico Sierra Maestra; Angel Ramos Cutiño, Director de Radio Bayamo y Rafael Lapinell Rivero, corresponsal del periódico Revolución.
Fue aquel un encuentro de recuento de la vida periodística y donde, al calor del momento, se relataron recuerdos de la epopeya vivida entre 1953 y 1959.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres