Blogia
LAKASTAGNER

UN DOMINGO INOLVIDABLE

UN DOMINGO INOLVIDABLE

Por: Joel Lachataignerais Popa

          jlpopa@enet.cu  joecklouis@gmail.com

 

Nuestras elecciones llevan el criterio de que en Cuba sostenido del pensamiento martiano sobre la democracia, que se realiza en profunda y contundente verdad:

Cuba guarda recuerdos de aquellas viejas y ya memorables elecciones en que este país estaba obligado a repetir los shows propagandísticos, mitines y controversias como imitación de la enseñanza que Estados Unidos con todo su arsenal publicitario enseñó a los gobernantes de antaño.

Y el pueblo debía acudir a aquellas reuniones masivas llenas de oportunismo populista, donde la demagogia afluía en discursos cargados de brillantes propuestas nunca cumplidas. Entonces, se  ionvertía grandes y millonarias, cantidades de dinero. La fanfarrias, fuegos artificiales, y publicidad engañosa, acompañaba a la fanfarronería.

Aquellas elecciones de allá - dígase los Estados Unidos o dígase  Europa-, muy poco o nada tienen que enseñarnos. Ya las vivimos, las recordamos, y no las queremos más. No las necesitamos.

Mientras alli miles de ciudadanos que  deciden no ir a las elecciones, pues no les interesan los embustes propagandísticos de propaganda, aquí el domingo electoral, nos da la probabilidad de determinar, primero a quien queremos proponer como candidato y despues escoger enre los propuestos, mediante conocer en su biogradfía, de qien se trata, sea mujer o sea hombre, negro o blanco...

Nuestras elecciones las hacemos nosotros mismos: las mujeres y los hombres del pueblo.

Nunca olvidaré las veces que un guardia amenecio en mi casa para llevar a mi papá obnligado por a fuerza, a cuidar un colegio electoral. Y, los improperios que aquel individuo dejaba escuchar en el acto de buscar al maestro.

Hoy, 25 de abril de 2010, es completamente diferente. Un domingo inolvidable.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres